Endavant! 1945 | Hemeroteca

¡Fascista!, ¡feminazi!, ¡traidor!

  • Per Pere Navarro
  • Publicat a Opinió

Son tiempos de palabras sonoras que sirven a muchos de los que las pronuncian como argumento principal de sus posiciones por el mero hecho de que no tienen más argumentos que el insulto y la descalificación simplona, usando un vocabulario que ni entienden ni falta que les hace.

Hace pocos días el Presidente Pedro Sánchez, acompañado por familiares de exiliados republicanos, quiso homenajear a todas aquellas personas que, huyendo de la guerra y del franquismo, tuvieron que atravesar con grandes penalidades los Pirineos y fueron confinados en campos de concentración como el de Argelès-sur-Mer. En esa población existe una avenida llamada “de la Retirada 1939”, así en castellano. En esa avenida hay un espacio con una lápida en la que están grabados los nombres de los españoles que murieron en ese campo víctimas de las condiciones infrahumanas a las que estaban sometidos.

Pedro Sánchez quiso simbolizar en las figuras de Manuel Azaña y Antonio Machado el sufrimiento de miles de compatriotas comprometidos con la República y que recibieron como pago el exilio y, en muchos casos, la muerte.

Me impactaron profundamente las imágenes de un grupo de fanáticos llamando fascistas justamente a los que habían luchado tanto y de verdad contra el fascismo. Ellos no tuvieron ninguna oportunidad, no tuvieron las garantías de un Estado democrático, ni siquiera pudieron defenderse.

Otro ejemplo del uso frívolo del insulto fácil es el que se está imponiendo en los partidos y asociaciones de extrema derecha y por una parte de la “derecha sin complejos” de calificar al movimiento feminista como movimiento “feminazi”. Y están dando a entender que, en el fondo, el feminismo es una especie de dictadura promovida por féminas radicalizadas con el único objetivo de castrar a todo el género masculino. ¡Qué desfachatez! ¿No es suficiente ver como cada día alguna mujer es víctima de la violencia machista y que muchas veces paga con su propia vida? ¿Qué clase de sociedad defienden esos energúmenos del autocar con la cara de Hitler?

La última palabra que da nombre a este artículo es, también, de uso cotidiano por parte de aquellos que se sienten dueños de la patria, sea la que sea: “¡Están traicionando a España!”, dicen unos. “¡Traïdors a Catalunya!”, dicen otros. Como se puede ver, para ellos siempre se traiciona algo aunque nunca a nadie porque para los dueños de las patrias las personas son simple ‘atrezzo’, no importan siempre que se proteja el bien superior.

Ahora que estamos a las puertas de unas campañas electorales sería conveniente que brillaran otro tipo de palabras más útiles. Cuando se critican tanto las medidas adoptadas por el Gobierno de España, me gustaría saber cuáles son los argumentos por los que están en contra de que los aumentos de los alquileres se limiten al IPC, que el permiso de paternidad se equipare con el de maternidad, que las empresas tengan planes de igualdad o que las cotizaciones de los cuidadores y, sobre todo, de las cuidadoras de personas con dependencia vayan a cargo de la Administración General del Estado, por poner sólo algunos ejemplos.

El Gobierno de Pedro Sánchez está dando ejemplo al aplicar una política que sirve a la gente y que contrasta con la política del insulto de otros. Más solidaridad, justicia, derechos, trabajo, igualdad y dignidad y menos insultos.

T'ha interessat aquest contingut?

Subscriu-te al butlleti i rebràs la informació al teu correu electrònic
Política de privacitat
Banner 468 x 60 px