Endavant! 1945 | Hemeroteca

Victor Kossakovsky: "El agua es la mejor protagonista que he tenido nunca"

  • Per  Irene Dalmases
  • Publicat a Cultura
El director Víctor Kossakovsky, viejo conocido del Docs Barcelona Festival, inaugura mañana miércoles la 22 edición del evento con su última película, "Aquarela", un impactante documental protagonizado por el agua, un elemento que ve como "ambivalente, horrible y bello a la vez". EFE 	   El director Víctor Kossakovsky, viejo conocido del Docs Barcelona Festival, inaugura mañana miércoles la 22 edición del evento con su última película, "Aquarela", un impactante documental protagonizado por el agua, un elemento que ve como "ambivalente, horrible y bello a la vez". EFE

Viejo conocido del Docs Barcelona Festival, el cineasta ruso Victor Kossakovsky inaugura hoy miércoles la 22 edición del evento con su última película, "Aquarela", un impactante documental protagonizado por el agua, un elemento que ve como "ambivalente, horrible y bello a la vez".

En una entrevista con Efe, el director de San Petersburgo comenta que está cansado de las personas y que por ello sus últimos proyectos, sin apenas palabras, tienen que ver o con la naturaleza del planeta o con animales, en concreto un pollo, un cerdo y una vaca.

"Aquarela", que rodó a 96 fotogramas por segundo, no deja indiferente al espectador, que se levanta de la sala con la retina impregnada de las mil y una tonalidades del agua que aparece a lo largo de 89 minutos, desde remotos desiertos de hielo rusos, a la ciudad norteamericana de Miami devastada por el huracán Irma.

El premiado artista, considerado uno de los grandes del cine documental mundial, ha desvelado que escogió sumergirse en este fluido porque "cambia a cada minuto, puede ser bonito, puede ser horrible, pero, a la vez, a diferencia de las personas, es difícil juzgarlo, y si lo haces, tampoco protesta".

"Es el mejor protagonista que he tenido nunca en una película, porque tiene un abanico muy amplio.¿Qué puede haber mejor para un director?", se ha preguntado. En este recorrido por el agua de la tierra -también aparecen los icebergs que se deshacen en Groenlandia o el increíble Salto del Ángel de Venezuela-, Kossakovsky reconoce que se dejó llevar por su poder y que, acabada de rodar la primera parte del metraje, se deshizo del guión porque "después de un episodio trágico no puedes ir al Caribe".

El director se refiere al hecho de que estuvieron dos semanas rodando en su país en la zona del lago Baikal y en ese tiempo hubo nueve accidentes de coches que lo intentaban cruzar mientras estaba helado, algunos sin conseguirlo, hundiéndose con sus pasajeros hasta las profundidades, porque no soportaba su peso.

Reconoce que uno de esos días fue terrible "y si muestro algo de lo que ocurrió es para despertar a la gente, como señal de alarma y como metáfora de nuestro comportamiento, porque nos portamos de una manera muy confiada, pensando que por el hecho de haber nacido en un determinado lugar lo sabemos todo de él y de cómo funciona, pero no es así".

Por otra parte, remarca que "al ir a Groenlandia y comprobar que un iceberg se convertía en un personaje principal, lo que tocaba a continuación era ir con él hasta el océano y una vez allí coincidió la tormenta del 'Milenium', y nos metimos dentro con las cámaras, y fue la misma tormenta la que nos llevó después a Canadá".

En esta película, en la que la banda sonora tiene un especial peso, la tormenta acaba amarando al espectador aunque no quiera, de igual manera, que uno se siente a merced del agua y del viento en medio de una calle de Miami, mientras unos semáforos bailan al aire.

"El peligro -reflexiona el director- es parte de nuestra vida, desde el momento en el que salimos a la calle y no sabemos qué nos puede ocurrir. Imagina si vas a lugares extremos como Miami en ese momento o cuando un iceberg gira con toda su fuerza sobre sí mismo o en un temporal en el mar con olas de veinte metros".

A su juicio, lo más difícil "no es estar allí, sino rodar y mantener las lentes limpias y que el horizonte siga estando recto.

Hemos hecho tomas que no se habían realizado nunca antes, pero la gente no debería saber cómo lo conseguimos hacer". Victor Kossakovsky, lector del Quijote y que si pudiera escoger dice que viviría en Barcelona, aunque ya le hayan robado en dos ocasiones, no duda en mojarse sobre lo que podría ocurrir en el futuro si el ser humano sigue comportándose como lo hace con respecto al planeta.

Cree que "la única salida a la catástrofe actual pasa por respetar simplemente lo que tenemos, si no tendremos problemas" y agrega que: "todavía podemos despertarnos". Sin embargo, no rehuye que "como especie, los humanos somos terribles, aunque pensemos que somos importantes.

¡Venga hombre! No paramos de hacer guerras, armas químicas, bombas atómicas, campos de concentración". "¿Cuánto tiempo puede durar todo esto?", "¿Cuánto tiempo nos lo aguantará el planeta?", se cuestiona, para concluir que "si no respetamos lo que se nos ha dado, lo acabaremos pagando".

T'ha interessat aquest contingut?

Subscriu-te al butlleti i rebràs la informació al teu correu electrònic
Política de privacitat
Banner 468 x 60 px