Pere Rios - ENTREVISTA CON MANUEL CRUZ, NÚMERO DOS DEL PSC AL CONGRESO

“Es irremediable que tres partidos lleguen a un pacto” El filósofo asegura que el relato independentista "saltó por los aires" con las elecciones de diciembre

Manuel Cruz (Barcelona, 1951) es catedrático de filosofía de la UB y ocupará el número dos del PSC en la lista al Congreso, tras Meritxell Batet. Ha publicado 28 obras de pensamiento y empieza una nueva etapa, después de presidir Federalistes d'Esquerres.

Pregunta. ¿Qué hace un filósofo en la lista del PSC?

Respuesta. Procedo de una cultura política en la que estaba muy presente la idea del compromiso, que inicié con Federalistes. La propuesta del PSC recoge buena parte de los puntos que he defendido.

P. En esa asociación también hay personas vinculadas a Iniciativa y el manifiesto fundacional habla de un referéndum. ¿Defiende la consulta?

"El conflicto territorial se tendrá que resolver votando"

R. El conflicto territorial español se tendrá que resolver en algún momento votando. La cuestión es qué se vota, cómo y cuándo. Lo que no veo es que el referéndum tenga que ser el punto de partida.

P. La propuesta con su nombre que llevó Batet a la comisión de listas causó el revuelode algunas federaciones socialistas. ¿Cómo lo encaja?

R. Por lo que sé, el malestar tiene que ver con los efectos de la modificación, no con que fuera yo el propuesto. Incluso los directamente afectados me han expresado su alegría por mi designación.

P. ¿Es consciente que muy probablemente va a cambiar las clases de filosofía que ha impartido desde 1976 por un escaño en la bancada de la oposición y otro Gobierno del PP?

R. Perfectamente. Si no lo fuera, mi análisis de la realidad sería voluntarista.

P. ¿Ha hablado con Batet de qué hará en el Congreso?

R. No hemos entrado en detalles. Voy en las listas del PSC, me integraré en el grupo socialista y allí estaré en la distribución de tareas. Voy como independiente y como repite mi amigo Ángel Gabilondo, “soy independiente, pero no indiferente”.

"En el PSC ya ha pasado lo peor, ha puesto un poco de orden"

P. ¿Qué tiene mejor arreglo, el PSOE o el PSC?

R. En la medida en que no conozco las cuitas internas de los partidos, no estoy en condiciones de decir cuál está mejor o peor. Por proximidad física conozco más al PSC y tengo la sensación de que ya ha pasado lo peor. Algunas de las fuerzas políticas que en el pasado casi celebraban la crisis del PSC ahora se encuentran en una crisis idéntica o peor. Creo que el PSC ha puesto un poco de orden entre los suyos y ha reagrupado fuerzas.

P. ¿Comparte la estrategia negociadora que siguió Pedro Sánchez tras el 20-D?

R. El resultado de las elecciones anteriores y el que parece que va a producirse en estas hace irremediable que tres fuerzas políticas lleguen a un acuerdo, aunque una se abstenga. Si no, no se van a poder emprender las reformas de calado que necesita este país, al que le urge una reforma constitucional. No estoy en condiciones de decir el orden de la negociación que debió seguir Pedro Sánchez. Sí creo que los acuerdos han de ser transversales para dar pasos a reformas y evitar otra legislatura efímera en la que estemos pasteleando y se nos pudran los problemas.

"A este país le urge una reforma constitucional"

P. ¿Ve posible el acuerdo con este PP?

R. Si la pregunta es “este PP”, tiendo a responder que no. Pero no descarto que el PP llegue al convencimiento que no tiene más remedio que emprender reformas constitucionales y de que puede rentabilizar el proceso si lleva el timón. El PP no ha negado la reforma constitucional con argumentos de principio, sino de oportunidad, como si quisieran dejar la puerta abierta a cuando sea posible.

P. ¿Es más fácil de desbloquear la situación española o la catalana?

R. Están estrechamente conectadas y lo que me preocuparía es que la situación de bloqueo se mantenga tras las elecciones. El resultado de diciembre hizo saltar por los aires el marco en el que sustentaba el relato independentista, que tenía como base decir que al otro lado había un muro, el PP con mayoría absoluta y España. Con la irrupción de otras fuerzas ese relato del proceso se desvanece.

P. ¿Queda proceso para rato?

R. Los apologetas del proceso han empleado la metáfora de las pantallas, pero es curioso que ahora hablan de mareas. El relato que tenían ya no funciona, el referente de Madrid ha cambiado y también la correlación de fuerzas catalanas. El orden que tenían los agentes que intervenían en el proceso se ha desbaratado y se está reconfigurando. Esquerra será posiblemente la primera fuerza en las elecciones catalanas y el próximo presidente podría ser de ese partido. Pero puede que el proceso entre en una especie de sordina.

18 de maig de 2016, El País